Formaldehído

El formaldehído se encuentra en muchos objetos domésticos y materiales de construcción. Se utiliza como conservante en medicinas, cosméticos, artículos de perfumería y algunos recipientes de alimentos. Se encuentra en las resinas utilizadas para unir paneles de madera contrachapada y virutas de madera en tablas de partículas. Se utiliza como disolvente portador en el teñido de tejidos y en productos de papel. También se libera como un subproducto de combustión, especialmente, de los motores diésel.

En edificios nuevos o recientemente reformados, los niveles de formaldehído que desprende el mobiliario pueden ser lo suficientemente elevados como para causar síntomas de irritación. Una buena ventilación mantendrá los gases de formaldehído a un nivel que no produzca síntomas.

El formaldehído suspendido en el aire causa irritación en la conjuntiva y en las vías respiratorias superiores e inferiores. Los síntomas son pasajeros y, en función del nivel y del tiempo de exposición, pueden variar de una simple sensación de quemazón u hormigueo en los ojos, la nariz y la garganta, hasta tensión pectoral y sibilancia. Las reacciones severas graves al vapor de formaldehído, que desprende un olor acre característico, pueden asociarse a la hipersensibilidad. Una parte importante de la población, incluidos los asmáticos, pueden presentar unas vías respiratorias hiperreactivas que podrían hacerles más propensos a sufrir los efectos del formaldehído.

Contact

Getting in touch with us is easy

Contact details
KEEP UPDATED!

Subscribe to Camfil newsletter