Productivity

Productividad

El aire limpio es un producto invisible. A simple vista, no puede apreciarse el efecto positivo que ejerce en entornos interiores. Ha sido en estos últimos años cuando los estudios e investigaciones han establecido una clara relación entre una buena calidad del aire interior y una mayor productividad de los trabajadores en los edificios.

Todo comenzó con el síndrome del edificio enfermo en los años 80 y se hizo perceptible a través de una serie de estudios de productividad a gran escala realizados en oficinas y colegios a finales de los 90. Esta investigación ha demostrado que un buen sistema de ventilación puede aumentar la productividad de un oficina hasta en un 10% y reducir el absentismo laboral causado por enfermedades.
Debido a que cada vez resulta más evidente que el aire contaminado es perjudicial, el hecho de proporcionar una alta calidad de aire ha pasado de “ser recomendable” en entornos interiores a “ser obligatorio” para garantizar la salud de los ocupantes, la productividad y otros beneficios tangibles en los edificios.
Durante los últimos años, la contaminación del aire también se ha convertido en un asunto de salud pública. Se ha identificado como un factor causante de la muerte prematura y del aumento del riesgo de contraer enfermedades respiratorias o cardiovasculares. Lejos de ser un hecho anecdótico, sólo en Europa, la contaminación del aire causa 310.000 muertes prematuras y representa una creciente amenaza en países con economías en constante desarrollo.

Más información sobre:

Experimento en una oficina de Londres

Contact

Getting in touch with us is easy

Contact details
KEEP UPDATED!

Subscribe to Camfil newsletter