Experiments

Experimentos

salud y productividad

En la conferencia “Healthy Buildings 2000” (Espoo, Finlandia, 6-10 de agosto de 2000), el Dr. David Wyon presentó un informe bajo el título “Los efectos en la salud y en la productividad estimada de dos intervenciones experimentales que redujeron los niveles de polvo suspendido en el aire en edificios de oficinas”. Los coautores fueron K. W. Tham, B. Croxford, A. Young y T. Oreszczyn. A continuación, se ofrece un breve resumen de sus hallazgos. Llegaron a la conclusión de que una mejor filtración de aire de suministro y una mayor frecuencia de cambio de los filtros tendrían un efecto positivo en la salud de los empleados y en la productividad de la oficinas.

Un estudio anterior consiguió demostrar que una limpieza intensiva en una oficina conducía a una reducción de la exposición al polvo suspendido en el aire, pero no analizaba el posible impacto que podía ejercer en la salud, la comodidad o la productividad. Otro estudio evidenció que los síntomas de infección de las membranas mucosas de los ojos, la nariz y la garganta se reducían considerablemente con la limpieza de las oficinas, y que una mejora en la limpieza reducía significativamente la congestión de las vías respiratorias.

Un estudio estadounidense reflejó que la sustitución de los filtros de aire de suministro convencionales de las oficinas por filtros de aire de alta eficacia (95% para partículas de 0,3 μm) reducía los niveles de polvo suspendido en el aire en unas proporciones superiores a PM2 y ejercía un efecto positivo en tres síntomas del síndrome del edificio enfermo (SBS): “demasiado cargado”, “demasiado húmedo” y “confusión mental”.

Estos resultados justifican la afirmación de que otros métodos para reducir la exposición al polvo, como la elección de materiales, los estantes cerrados, una mejor filtración de aire de suministro, una mayor cantidad de aire de suministro o purificadores de aire independientes, pueden tener un efecto positivo en la salud.

Experimento en una oficina de Londres

El experimento de Londres se llevó a cabo para determinar si el cambio de los prefiltros o el uso de purificadores de aire afectaría a la salud y a la productividad.

Durante 18 semanas, los niveles de polvo suspendido en el aire de una oficina del centro de Londres se alteraron al sustituir unos prefiltros de aire de suministro muy usados (filtros P) por otros nuevos y al utilizar filtros electrostáticos independientes (filtros E).

     
 

Conclusión

El cambio de los prefiltros de aire de suministro en el edificio de oficinas redujo significativamente la intensidad de varios síntomas del SBS y aumentó la productividad estimada en un 5,7%.

Así pues, no cabe duda de que una mejor filtración de aire de suministro y una mayor frecuencia de cambio de los filtros tendrían un efecto positivo tanto en la salud como en la productividad.

Sólo la importancia de este último efecto resulta suficiente para justificar en todo momento el aumento de costes asociado a estas mejoras en la calidad del aire interior (IAQ).

"La filtración de aire de suministro mejora la calidad del aire interior sin aumentar la frecuencia de cambio del aire: los costes energéticos sólo aumentarán en la medida en que se requiera una mayor potencia de ventilación para solucionar la pérdida de carga en el filtro, y esto se reducirá si se cambian los filtros con más frecuencia”, comenta el Dr. Wyon.

 
     

 

Contact

Getting in touch with us is easy

Contact details
KEEP UPDATED!

Subscribe to Camfil newsletter